Fisioterapia respiratoria

¿Qué es la fisioterapia respiratoria?

Se podría definir como “el arte de aplicar unas técnicas físicas basadas en el conocimiento de la físiopatología respiratoria, junto al conocimiento psicoemocional del paciente para prevenir, curar o, algunas veces, tan sólo estabilizar las alteraciones que afectan al sistema toracopulmonar”.

Objetivos y beneficios

Los objetivos de la fisioterapia respiratoria son: prevenir posibles disfunciones respiratorias, restituir el desarrollo y el mantenimiento óptimo de la función pulmonar y mejorar la calidad de vida del paciente. La fisioterapia respiratoria es, pues, una herramienta terapéutica válida que tiene el médico, en general, y el neumólogo, en particular, para ayudar al paciente respiratorio.

Para conseguir la máxima eficacia de la fisioterapia respiratoria es imprescindible el conocimiento previo de la enfermedad.

La fisioterapia respiratoria aplica procedimientos físicos en el tratamiento de personas con patologías respiratorias agudas y crónicas. Por ejemplo, EPOC, enfermedades neuromusculares o bronquiectasias.

La fisioterapia respiratoria es una de las áreas de la rehabilitación pulmonar y, por lo tanto, el fisioterapeuta debe formar parte de un equipo multidisciplinar cuyo objetivo único es lograr la mejoría o la curación del paciente en la medida de lo posible.

Más específicamente, los principales objetivos son:

  • Ayudar a mejorar la capacidad pulmonar y la función respiratoria.
  • Mejorar la disnea (o sensación de ahogo al respirar) y la tolerancia al ejercicio.
  • Reeducar la musculatura respiratoria.

Gracias a la fisioterapia respiratoria, los pacientes pueden:

  • Eliminar mucosidad bronquial. En algunas infecciones respiratorias como la bronquitis, se generan secreciones dentro del pulmón que pueden provocar tos y dificultad respiratoria.
  • Disminuir la tos y evitar complicaciones mayores.
  • Estar activo y controlar la enfermedad. El ejercicio moderado y adaptado, mejora la función de los pulmones y del corazón.
  • Disminuir el número de ingresos hospitalarios. Y, en caso de producirse, reducir el tiempo que dura el ingreso.
  • Ventilar y limpiar los pulmones.

¿Quién se puede beneficiar?

Son susceptibles de tratamiento fisioterápico las personas que convivan con:

  • Todas aquellas enfermedades que cursen con aumento de las secreciones de forma crónica. Por ejemplo, fibrosis quística, bronquiectasias y otras.
  • En este caso, utilizamos técnicas de limpieza bronquial que son fundamentales para evitar el deterioro pulmonar y las agudizaciones que se producen en estas enfermedades.
  • EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) de tipo bronquitis crónica o enfisema pulmonar. Trataremos de evitar la acumulación de secreciones y conseguir una relación ventilación-perfusión eficaz, economizando el esfuerzo ventilatorio y mejorando la disnea.
  • Obstrucciones agudas al flujo aéreo como en el asma. Se trata de controlar y disminuir las crisis. Se hace especial hincapié en la educación y formación del paciente en el conocimiento y manejo de su enfermedad.
  • Neumonías y bronconeumonías. Se pretende tratar la obstrucción y solventar el acúmulo de secreciones.
  • Fisioterapia antes y después de la cirugía torácica y abdominal.
  • Enfermedades como: Artritis reumatoide, fibrosis pulmonar, derrames pleurales, enfermedades neuromusculares, escoliosis, cifosis, espondilitis anquilosante. Se intenta aumentar el volumen pulmonar y evitar otras complicaciones.
  • Multitud de enfermedades que cursan con afectación respiratoria.

¿Qué ofrecemos?

Un servicio totalmente individualizado para cada paciente con el fin de mejorar su calidad de vida según tres tipos de práctica:

  • Fisioterapia preventiva
  • Fisioterapia curativa
  • Fisioterapia estabilizadora

Para ello, utilizamos diferentes procedimientos:

  • Técnicas para la permeabilización de las vías aéreas. Favorecen la depuración bronquial impidiendo la acumulación de secreciones y facilitando, de esta manera, el paso del flujo aéreo a través del árbol bronquial.
  • Técnicas encaminadas a la reeducación respiratoria. El objetivo es mejorar la relación ventilación-perfusión y, por tanto, el intercambio de gases.
  • Técnicas de reacondicionamiento muscular para mejorar la tolerancia al esfuerzo.
  • Técnicas de relajación